¿Cómo seleccionar al socio(a) adecuado en el emprendimiento?

¿Cómo seleccionar al socio(a) adecuado en el emprendimiento?

Compartelo en:

FacebookTwitterLinkedIn

¿Cómo seleccionar al socio (a) adecuado en el emprendimiento? es una gran pregunta.
 
Muchos emprendedores parten de la base de que un buen amigo(a) o familiar puede llegar a ser un buen socio o socia. De igual manera, independientemente de la afinidad que se tenga con aquella persona, los emprendedores tienden a seleccionar socios bajo el criterio de la complementariedad de saberes y técnicas. Es por ello que muchos aducen a “un equipo interdisciplinario” como la fórmula de éxito de su emprendimiento. No obstante, se tiende a obviar algo esencial en el momento de escoger con quién trabajar mano a mano: definir si ambas personas buscan los mismos objetivos, comparten el mismo esquema de valores y anhelan lograr la misma causa.
 
Un buen amigo o familiar puede ser el socio inadecuado. Si bien comparten vínculos de confianza, puede que cada uno de ellos tengan objetivos y sueños diferentes que los lleve a desvincularse de un propósito común. En cambio, una persona con la que se comparta un objetivo y una causa, y que naturalmente, inspire confianza, puede convertirse en un potencial compañero(a) que estará al frente de la empresa en los momentos buenos y malos.
 
Lo técnico se aprende y se contrata (la interdisciplinariedad), dicen por ahí, pero la resistencia, la constancia y la resiliencia para afrontar cualquier situación se logra si existe un objetivo compartido que motive a la consecución del mismo logro y sobre todo, de un sueño.
 

El consejo

Evite que la complementariedad y el amiguismo se conviertan en los principales criterios de selección de socios o aliados. Analice los valores de las personas y qué tan apasionado está ella por aquel objetivo y causa que usted también persigue. Una vez hecho eso, analice si la persona es digna de su confianza y si el proceso de construcción de la misma, es factible o no. Con ello, podrá acercarse a un buen prospecto de compañero(a) empresarial.
Instagram: @julioandresrozogrisales

Errores comunes de los emprendedores: Un mensaje para reflexionar.

La base de cualquier relación es la confianza. En el caso del emprendimiento, puede medirse en qué tanto confía el emprendedor en su equipo, sus clientes, sus consumidores, sus socios, inversionistas, proveedores y qué tanto ellos confían en el equipo emprendedor.

La confianza se gesta y se fortalece en la medida en que todas las interacciones personales se desarrollen de manera transparente, sincera, directa y consecuente entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. Entonces, ¿cuáles son los principales instrumentos para construir confianza?

Por lo general, cuando empezamos con nuestra idea de negocio, concentramos nuestra energía y esfuerzos en atender los aspectos técnicos de las estrategias de producción y la preparación de la oferta del producto o del servicio. Pero poco o nada le dedicamos a crear y mantener relaciones con otras personas, sin importar si están o no directamente relacionadas con el objeto social de la organización.

Como conclusión, podemos decir que en estos primeros años como emprendedores, hemos logrado darnos cuenta de algo que por ser tan obvio terminamos olvidando: el mundo lo mueven las personas y los negocios dependen en gran parte de ellas.


Por: Johanna Botero y Julio Andrés Rozo – AISO-Academia de Innovación para la Sostenibilidad

Julio Andres Rozo

Julio Andrés ha trabajado en el tema de negocios verdes y emprendimiento sostenible desde el año 2008. Tiene experiencia capacitando y apoyando a emprendedores en Asia, Europa, México y Colombia. Trabajó durante 3 años en Pakistán con emprendedores del sector textil, 2 en México con emprendedores del sector agrícola y 5 años con emprendedores alemanes. Tiene una maestría en medio ambiente y dos pregrados en administrador de negocios y finanzas.
Menú de cierre
Suscríbete a nuestro Newsletter para obtener nuestras ultimas noticias.
Suscríbete
close-image