Emprender: es cuestión de mantener el estado de ánimo arriba (algunos consejos)

Emprender: es cuestión de mantener el estado de ánimo arriba (algunos consejos)

Compartelo en:

FacebookTwitterLinkedIn

Emprender es un reto que se vuelve llevadero cuando lo emocional está fortalecido. La columna vertebral de cualquier empresario y emprendedor es su estado de ánimo. Cuando la energía, la autoconfianza y la fortaleza mental están al máximo, sobrellevar los retos del día a día en el emprendimiento es algo mucho más sencillo y llevadero.

La estabilidad mental y financiera es la base de un buen emprendimiento. Planifica tus finanzas, rodéate de personas con buena energía, positivas pero que a la vez te confronten y te ayuden a poner los pies sobre la tierra.

Sal de la casa, camina, haz ejercicio, canta y baila porque eso le da gasolina al alma.

En los momentos difíciles, toma aire, haz la pausa y piensa que lo que suceda tiene que ser momentáneo. Enfrenta la situación, acéptala si es el caso, pero haz algo por cambiarla si lo que quieres es salir de ella lo más pronto posible. Y si, vete acostumbrando porque esa crisis no será la última que debas enfrentar en los años de vida que tienes aún por delante.

Cuando me pongo a analizar qué es aquello, que hace posible que cualquier emprendedor pase de ser un enano a un gigante, tras bambalinas siempre se encuentra el estado de ánimo. Emprendedores, empresarios o cualquier persona que gobierne su vida con una actitud negativa, simplemente está condenado a vivir infeliz. Pese a las dificultades que se presenten debido a X o Y circunstancia, disfrutarse hasta los momentos más amargos y verlos como oportunidades o nuevos retos, es lo que diferencia a un emprendedor en potencia de un verdadero emprendedor.

En una ocasión, cuando pasé una dificultad económica y no había dinero ni siquiera para cubrir los gastos y costos del siguiente mes, alguien me dijo algo que me sonó a puro “contentillo” de momento, pero que en medio de todo, no sé cómo o gracias a qué fuerza, esas palabras terminan convirtiéndose en una realidad.

Me dijo: “no se preocupe que el dinero sale de algún lado, siempre llega, si y solo si usted se sigue parando de la cama con toda la energía del mundo”. Y si, ¡aplica! Trabajo para evitar las crisis, pero no puedo garantizar que esto suceda; tanto yo como todos los emprendedores estamos expuestos a los riesgos y a los efectos que conllevan las crisis y que no podemos controlar en su totalidad. Sin embargo, hay algo que sí podemos hacer y es levantar la cabeza y afrontar la crisis con el mejor carisma. Cuando uno logra hacer esto, las crisis se convierten en una variable más en el emprendimiento, y dejan de ser el factor que determine el seguir o el renunciar al sueño.

Las crisis económicas son tan sólo una de las que se presentan en la vida de cualquier persona, se sea o no emprendedor. Todos tenemos crisis sentimentales, familiares, de salud, o las frustraciones personales debido a decisiones propias o porque el contexto no nos ayuda. Todas estas crisis emocionales pueden ponerle freno al emprendimiento. Para evitar ser consumido por las crisis, tan sencillo como apegarse a los seres queridos,  a los hobbies y a lo espiritual.

La seres cercanos, sean familia o amigos, si y sólo si son personas que te aportan, te impulsan y hablan con sinceridad, y que sobre todo, están ahí sin condicionar la relación, son en definitiva la mejor batería para seguir con la pila activa y siempre en marcha. Dialogar, ser escuchado y devolver con reciprocidad este gesto, es un hábito que vale la pena mantener. En definitiva, ellos dan el mejor espaldarazo en los momentos en donde todo parece tener un color turbio.

Compartir con aquellos que nos quieren y apoyan de manera incondicional y sin expectativas, son la mejor batería para la mente y el alma.

También están los hobbies o los pasatiempos. Ellos liberan el alma y nos sacan de los pensamientos inoportunos. Exacerban nuestra creatividad y nos permiten ver la situación o la crisis desde otro punto de vista. A decir verdad, cuando practico mis tres hobbies, termino viendo la crisis como algo tan minúsculo que al final termino preguntándome “todo este estrés, ¿tan sólo por esto?.

De igual manera, cuando hago mis caminatas, escribo y voy al cine (mis tres hobbies), también sucede algo impresionante: me encuentro identificando alternativas para darle solución a la crisis. Y concluyo que en la gran mayoría de los casos la solución está en mi y no en alguien más. Si existe una crisis económica debido a que las ventas no fluyen como debería, pues me diferencio y busco otro tipo de ofertas de valor; si la crisis es sentimental, reconozco mi error, hago a un lado el orgullo y busco encontrar una solución junto con la otra persona; si la frustración es lo que me aqueja, pues identifico alternativas para salir de ella y en muchas ocasiones la solución termina siendo un insumo muy valioso para mi trabajo.

Director de AISO: Instagram: @julioandresrozogrisales

Un hobby es el espacio de creatividad que nos damos en tiempo de reposo para encontrar las respuestas que buscamos.

Superar las crisis es algo más sencillo cuando estamos fuertes espiritualmente y el alma se encuentra tranquila y estable. Sea cual sea la inclinación que tengamos sobre lo espiritual, el tipo de creencia religiosa, o el simbolismo que le demos hacia aquello que se asemeje a la fuerza suprema que nos da la energía, acercarnos a aquello que nos genere tranquilidad, confianza y fuerza, siempre le dará consistencia a nuestros pensamientos y actos. Lograr la paz interior es algo que todos deberíamos buscar y encontrar.

Indiferente del tipo de símbolo religioso o el movimiento que éste represente, estar en paz consigo mismo y con los demás debería ser un innegociable para nuestras vidas. Cada uno de nuestros actos y pensamientos deben tener como objetivo hacer lo correcto, hacerle el bien a los demás y procurar que nuestro quehacer como emprendedores le permita a alguien más tener una vida más feliz. Así, una espiritualidad fuerte y estable, permite que cada día se viva el mayor logro que como emprendedor se pueda lograr al llegar la noche y poner la cabeza en la almohada: tener la satisfacción de que lo hecho generó algo positivo en alguien más, se hizo con convicción, honestidad, pasión y respeto.

Cuando la mente y el alma están fuertes, los pensamientos y los actos son más productivos.

 

Julio Andres Rozo

Julio Andrés ha trabajado en el tema de negocios verdes y emprendimiento sostenible desde el año 2008. Tiene experiencia capacitando y apoyando a emprendedores en Asia, Europa, México y Colombia. Trabajó durante 3 años en Pakistán con emprendedores del sector textil, 2 en México con emprendedores del sector agrícola y 5 años con emprendedores alemanes. Tiene una maestría en medio ambiente y dos pregrados en administrador de negocios y finanzas.
Menú de cierre
Suscríbete a nuestro Newsletter para obtener nuestras ultimas noticias.
Suscríbete
close-image