Colombia cambia el día en que…:

Colombia cambia el día en que…:

Compartelo en:

FacebookTwitterLinkedIn

Colombia cambia para bien el día en que:

– Los profesores ganen tanto o más como los banqueros o los abogados.

– Los precios de los productos reflejen toda la contaminación que se genera para producirlos.

– Borremos del vocabulario la palabra “competencia” para hablar sobre colaboración.

– Desaparezca la distinción de género para conformar equipos de trabajo y definir funciones.

– Las mujeres y los tipos que se creen “buenas” y “pintas” dejen de jurarse seres superiores.

– Se vea como algo normal ser homo u hetero.

– Deje de haber tanto morrongo(a), solapad(a)o y mojigato(a).

– Se deje de decir “humilde” al que es pobre en términos económicos porque conozco muchas personas adineradas que son más sencillas y humildes que cualquiera y a muchas personas de bajos ingresos con el arribismo inflado.

-Como dijo Chaplin en otras palabras, sintamos tanto como nos esforzamos por pensar y el ego no sea lo que domine la interacción con los demás, sino la bondad.

-Nos reconozcamos como iguales

-La risa y la sonrisa sean valorados tanto como los títulos o las posesiones de una persona.

-Dejen de haber personas estúpidas que todavía preguntan “¿de qué colegio saliste?” para generar un filtro de relacionamiento.

– Todos tengamos la posibilidad real de hacer política, porque si que es un mal necesario y apasionante.

Video recomendado: https://www.youtube.com/watch?v=M0yhHKWUa0g

-El negro deje de ser utilizado como un adjetivo peyorativo.

– La generalización se borre del pensamiento y del juicio de valor porque siempre hay buenas y malas excepciones.

-La meritocracia sea el factor que condicione el desarrollo profesional. En otras palabras, cuando alguien preparado y competente para la exigencia de las funciones llegue a ser cónsul de San Francisco

Director de AISO: Instagram: @julioandresrozogrisales

-Llegue el bendito día en el que desaparezcan los contratos y tantas formalidades que lo único que reflejan es la imposibilidad que tenemos de confiar el uno en el otro.

– La gente deje de pensar que “dios proveerá”, porque dios no provee.

-Entendamos que el motor de todo está en la actitud.

-La puntualidad y el cumplir con la palabra es la mejor carta de presentación que tiene una persona.

-Se de sin esperar a recibir porque eso realmente hace feliz.

– Se reconozca que cada quien tiene su propia definición de éxito.

– Cuando se piensa en ganar-ganar porque así toda relación tiene una probabilidad más alta de ser duradera.

-Entendamos que todos los días estamos negociando y eso significa ceder y ponernos en los zapatos del otro.

El discurso de Charles Chaplin en “El Gran Dictador” sea una alternativa más como lo es el “Padre nuestro”: https://www.youtube.com/watch?v=UHetasGkejA 

Un abrazo,

Julio Andrés Rozo

Instagram: @julioandresrozogrisales

Facebook: Julio Andrés

Julio Andres Rozo

Julio Andrés ha trabajado en el tema de negocios verdes y emprendimiento sostenible desde el año 2008. Tiene experiencia capacitando y apoyando a emprendedores en Asia, Europa, México y Colombia. Trabajó durante 3 años en Pakistán con emprendedores del sector textil, 2 en México con emprendedores del sector agrícola y 5 años con emprendedores alemanes. Tiene una maestría en medio ambiente y dos pregrados en administrador de negocios y finanzas.
Menú de cierre
Suscríbete a nuestro Newsletter para obtener nuestras ultimas noticias.
Suscríbete
close-image