La labor de las abejas como “polinizadoras” del emprendimiento sostenible

La labor de las abejas como “polinizadoras” del emprendimiento sostenible

Compartelo en:

FacebookTwitterLinkedIn

El emprendimiento sostenible tiene nuevas oportunidades de desarrollarse, aunque esta vez sea debido a algo no muy alentador e incluso alarmante: la amenaza de extinción a la que se enfrentan las abejas, unos insectos tan valiosos como fascinantes.  Durante los últimos meses, en Colombia y en el mundo, se hacen más frecuentes las noticias sobre cómo los efectos del cambio climático, el uso de pesticidas y otros elementos producto de las actividades antropogénicas sitúan a este pequeño insecto como una especie en peligro.

Cuando escuchamos sobre las abejas, lo primero que se nos viene a la mente es la miel, un producto considerado todo un manjar, que no se descompone y que además endulza nuestro desayuno y cuida nuestro catarro. La miel se la debemos a la labor desarrollada por las abejas conocidas como melíferas. Pero, qué tal si les digo que existen más de 30.000 especies de abejas consideradas polinizadoras eficaces, las cuales garantizan la producción del 70% de los alimentos que son considerados prioritarios en la dieta humana y que gracias a su función polinizadora, contribuyen con el proceso restaurador de los bosques. Ya con esto bastaría para que nos importaran, ¿no?

Me podría quedar mencionando todos los atributos de este maravilloso insecto y su importancia para el planeta y la especie humana. Pero como mencioné anteriormente, las abejas se encuentran amenazadas y es allí donde también surgen oportunidades para su conservación y para el emprendimiento. Una de las oportunidades que encuentro determinantes y que han sido parte de un proceso natural olvidado en las últimas décadas, es la de una sinergia (y hasta reconciliación) entre el sector agrícola y el apícola. El servicio polinizador de las abejas tan solo en Estados Unidos representa más de tres billones de dólares al año en producción de frutas y vegetales. También, se ha comprobado el aumento en el rendimiento de los cultivos polinizados por ellas, destacándose los grandes resultados en el café, un producto insignia de nuestra región.

Por esta razón, una actividad agrícola en la que se logre incorporar a estos insectos y se reduzca el riesgo de que mueran contaminadas por los agroquímicos es una actividad más armónica con el ambiente y que genera un mejor rendimiento y estado de los productos que llegan a nuestra mesa. Así ganan los productores y ganamos los consumidores.

Estas son otras situaciones en las que considero que tanto las abejas y la apicultura pueden ser grandes aliados y representan oportunidades para emprendimientos sostenibles relacionados con el sector rural o agrícola, sin dejar de mencionar el potencial que representan para otros sectores. Juzguen ustedes:

  • Instalación de colmenas propias para nuestros cultivos orgánicos
  • Servicios de polinización para cultivos vecinos a nuestras colmenas
  • Apiturismo
  • Producción y comercialización de los derivados de la colmena (polen, propóleo, jalea real, veneno, cera)
  • Proyectos de restauración forestal con abejas nativas
  • Suministro de insumos para la industria cosmética, una industria con un alto crecimiento y con una demanda que cada vez se inclina más hacia lo natural
  • Transformación de la miel en jarabes, hidromiel, miel cremada entre otros productos con valor agregado que atraen un mercado más especializado
  • ¡Apicultura urbana! Ciudades como San Francisco y Nueva York están instalando colmenas en los techos de sus hoteles. Qué bueno sería que en las huertas de nuestros patios o terrazas tuviéramos una colmena de abejas nativas, las cuales no tienen aguijón (no pican) y que estas fueran las polinizadoras de nuestros cultivos.

A las abejas y en general el sector apícola, no se le ha dado la importancia que merece y puedo asegurar que aún tiene demasiado para ofrecer.  Este es un sector ideal por excelencia para el empoderamiento de las mujeres rurales y ha contribuido con la generación de ingresos y disminución de la pobreza en muchas naciones principalmente africanas, las cuales han protegido y se han aliado con este pequeño gigante. Y, aprovechando que hace unas semanas se ha radicado un proyecto de ley en Colombia que busca proteger a las abejas y garantizar así la seguridad alimentaria, podemos explorar estas y otras oportunidades en pro de la vida y la sostenibilidad.

 

Andrea Garay

Investigadora

MSc. Economía, desarrollo y cambio climático

andreagarayt@gmail.com

Menú de cierre
Suscríbete a nuestro Newsletter para obtener nuestras ultimas noticias.
Suscríbete
close-image