Tres iniciativas para combatir la pérdida y desperdicio de alimentos
a pile of food waste, such as eggshells and fruit and vegetable peels, on a white background

Tres iniciativas para combatir la pérdida y desperdicio de alimentos

Compartelo en:

FacebookTwitterLinkedIn

Frutas que se caen y magullan durante el transporte, zanahorias descartadas porque no cumplen con la forma y el peso requerido para su comercialización, y pollos refrigerados que se dañan  durante el camino a los supermercados debido a los paros y trancones ocasionados por el mal estado de las vías son algunos de los ejemplos de pérdida de alimentos en su producción y procesamiento. Por su parte, carnes que no se guardan en el congelador y se dañan, o tomates que se pudren porque el consumidor compró más de lo necesario, son algunos ejemplos de desperdicio de alimentos en los hogares. La pérdida y el desperdicio de alimentos se han convertido en un grave problema ambiental y social. Cuando se descarta y desperdicia la comida no solo se generan residuos sólidos que van a parar a rellenos sanitarios, sino que también se pierden los recursos que se usaron para cultivarlos como la energía, el agua, y los fertilizantes. Por otra parte, el desperdicio de alimentos implica su reducción para alimentar a cientos de persona que sobreviven con hambre y malnutrición.

En Colombia  por ejemplo se pierden y desperdician 9.7 millones de toneladas de alimentos  al año según el DANE. En el mundo esta cantidad asciende a los 1.300 millones de toneladas al año según la FAO. Debido al alto volumen de alimentos que se desperdician y al grave problema que esto representa se están emprendiendo acciones para resolver el problema. Las siguientes son algunas de las iniciativas innovadoras que se están implementando para combatir el problema del desperdicio de la comida.

  • Campaña educativa “Love Food Hate Waste” (LFHW)

Educar e informar a los consumidores y a todos los que participan en el ciclo productivo de los alimentos es una de las estrategias para generar conciencia y cambios comportamentales en los consumidores sobre el uso y manejo adecuado de los alimentos para evitar su desperdicio.

La campaña informativa Love Food Hate Waste, en español “Amo la Comida Odio Desperdiciar,” es una interesante página de internet que brinda tips para que los consumidores aprovechen al máximo sus alimentos. En la página se puede encontrar recetas para cocinar y reusar los alimentos, ideas para que los alimentos se conserven en buen estado por más tiempo, y consejos para ser un comprador inteligente y consciente. La estrategia LFHW incluye un app y colaboración en talleres y charlas comunitarias sobre nutrición, comprensión de la información en las etiquetas de los alimentos, y planeación, comprar, y almacenamiento de alimentos.

Esta campaña fue lanzada en 2007 por la organización Waste and Resources Action Program en alianza con otras organizaciones, y entidades privadas y públicas. Se estima que desde el inicio de la campaña 1.8 millones de hogares en Inglaterra han reducido sus desperdicios de comida.

  • Supermercado Wefood

Desarrollar mercados diferentes a los tradicionales donde los consumidores pueden comprar productos que están por debajo o no cumplen con los estándares de calidad, y están próximos a vencerse, pero que aún son adecuados para el consumo humano y no suponen un riesgo para la salud humana es también una estrategia innovadora.

Un ejemplo es el supermercado Wefood, el cual vende alimentos que otros supermercados han descartado debido a defectos en el empaque o en las etiquetas y a que ya cumplieron su fecha de vencimiento. Este supermercado no solo ayuda a reducir la cantidad de comida desperdiciada, sino que también hace accesible la compra de productos para las personas de bajos ingresos con precios por debajo del 30 y hasta del 50 por ciento comparados con el precio ordinario.

Este supermercado, el primero en su clase, está ubicado en Copenhague la capital de Dinamarca. Es iniciativa de la organización DanChuchAid y depende de la colaboración de voluntarios que ayudan a transportar los alimentos y de los supermercados y fabricantes que donan sus excedentes y comida descartada a Wefood. Su éxito ya se está replicando en otras partes. En Dinamarca se abrió una segunda sede y en Inglaterra también se abrió un supermercado basado en el mismo modelo.

  • Ley en Francia que prohíbe a los supermercados botar los alimentos

Desarrollar e implementar legislación es una estrategia necesaria para obligar a todos los involucrados en el ciclo productivo de los alimentos a implementar buenas prácticas y acciones que contribuyan a disminuir la cantidad de comida desperdiciada. En Francia desde el 2016 rige una ley que prohíbe a los grandes supermercados botar a la basura o destruir los alimentos que fueron descartados para su venta. Esta legislación obliga a los supermercados a donar  los alimentos rechazados para su venta a las beneficencias y bancos de alimentos y permite que el proceso de donación sea más sencillo.

La implementación de esta legislación representó desafíos y nuevas responsabilidades no solo para los supermercados, sino también para los bancos de alimentos. Con el fin de manejar mayores volúmenes de productos descartados, los bancos de alimentos  se vieron en la necesidad de buscar más voluntarios, medios de transporte, lugares de almacenamiento, refrigeradores, e implementar buenas prácticas de higiene y manejo de los productos. Por su parte, los grandes supermercados están obligados a suscribir un contrato con una entidad benéfica, no destruir los alimentos, entregarlos a la beneficencia o de lo contrario pueden ser multadas.

Después de la aprobación de esta ley en su país, Francia busca que esta legislación sea emitida e implementada en toda la Unión Europea.

¿Qué podemos aprender de estas tres iniciativas?

  • La implementación de estas iniciativas requiere del esfuerzo conjunto y la coordinación entre entidades sin ánimo de lucro, privadas, y públicas.
  • Las organizaciones sin ánimo de lucro como los bancos de alimentos y las beneficencias juegan un papel primordial en la gestión de los alimentos descartados, pues son estas entidades las que sirven de intermediaria entre los supermercados que descartan los productos y las personas interesadas en comprarlos bien sea porque necesitan alimentos a bajos precios o porque son conscientes que estos alimentos son aún aptos para el consumo humano.
  • La implementación de estas iniciativas exige mayor mano de obra especialmente de voluntarios en las ONGs, medios de transporte, lugares de almacenamiento, y capacitación a todos los involucrados en el proceso de aprovechamiento de los productos descartados para que funcionen con éxito.
  • Es posible aprender de estas iniciativas y replicarlas.

Aprende más sobre esta problemática en otras publicaciones de AISO relacionadas con ¿Cómo combatir la pérdida y el desperdicio de alimentos? Análisis de pérdidas y desperdicio de alimentos en Colombia, Los bancos de alimento frente a las pérdidas de alimentos, Iniciativas emprendidas para reducir el desperdicio de alimentos.

 

Somaly Jaramillo Hurtado – Administradora Ambiental con Maestría en Planeación Comunitaria y Regional.

 

 

Bibliografía

Departamento Nacional de Planeación de Colombia, DANE. (2016, Abril). Pérdida y desperdicio de comida en Colombia, estudio de la dirección de seguimiento y evaluación de políticas públicas. Tomado de: https://colaboracion.dnp.gov.co/CDT/Prensa/Publicaciones/Pérdida%20y%20desperdicio%20de%20alimentos%20en%20colombia.pdf 
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO. (2012). Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo, alcances, causas, y prevención. Tomado de:
http://www.fao.org/docrep/016/i2697s/i2697s.pdf
Waste Prevention Best Practice Factsheets. Love Food Hate Waste. Tomado de: http://ec.europa.eu/environment/waste/prevention/pdf/Lovefoodhatewaste_Factsheet.pdf
Menú de cierre
Suscríbete a nuestro Newsletter para obtener nuestras ultimas noticias.
Suscríbete
close-image