Consumo sostenible: Oportunidades para el sector de turismo

 

Entre el 45% y el 60% de los impactos ambientales generados por los productos de consumo masivo, suceden cuando los consumimos y cuando se desechan. Tres razones lo explican: i) Un sistema de diseño de productos poco innovador que terminan resultando en la generación de residuos; ii) El consumo ineficientes y desmesurado que ejercen los consumidores; iii) Las oportunidades limitadas para gestionar los residuos generados. Estos factores se hacen más evidentes cuando los consumidores ejercen actividades de turismo.

¿Dónde está el reto en el sector del turismo?

Según PROCOLOMBIA, la llegada de viajeros extranjeros pasó de 1,6 millones en el año 2012 a más de 2.2 millones en 2015. De igual manera, la clase media en el país se expande y en el año 2025 representará el 46% de la población total. Si se tiene en cuenta que cerca del 22% del gasto de la clase media colombiana es para actividades conexas al turismo, es posible entender la relación entre este rubro y los indicadores de impacto ambiental. Los destinos turísticos se constituyen en escenarios de sobreconsumo que motiva la sobre población de los residuos domiciliarios. Tan sólo a San Andrés y Providencia, llegaron al destino cerca de 750.000 turistas en el año 2014 y su relleno sanitario está llegando al final de su vida útil. Según el Departamento Nacional de Planeación, los vertederos de 321 municipios colapsarán en los próximos 5 años y de los cerca del 28 millones de toneladas de alimentos que se producen en el país anualmente, el 34% se pierden y desperdician, de lo cual, una cantidad considerable de esta cifra sucede en los platos de los restaurantes y en los hoteles.

¿Cómo lograr el consumo sostenible en el turismo?

Abordando tres aspectos: i) La maximización de la eficiencia en el uso de los productos y servicios, es decir, que la oferta para el turista sea más razonable para evitar inducirlo a hábitos de sobreconsumo; ii) La suficiencia en el consumo, es decir, que el turista de manera inteligente se diga “si bien es un todo-incluido, no es necesario consumir si no existe una necesidad expresa”; iii) La desmaterialización del consumo, en otras palabras, satisfacer una necesidad de consumo, sin necesidad de utilizar materias primas o recursos naturales. En este caso por ejemplo, el consumo de bebidas puede satisfacerse por medio del reuso de recipientes y no el sobre consumo de un nuevo envase plástico.

Con base en este panorama, la innovación enfocada hacia el consumo sostenible es una necesidad empresarial en el sector de turismo, una oportunidad de negocio y un requerimiento de supervivencia en el mercado.

¿Quieres aprender a construir Negocios Sostenibles?
En AISO tenemos como propósito ayudar a emprendedores y empresarios a crear empresas sostenibles, rentables y amigables con el medio ambiente. Descarga gratis nuestro pack de herramientas y comienza tu camino hacia la sostenibilidad.

Indícanos a dónde te enviamos la información:
*Respetamos tu privacidad

Autor:  Julio Andrés Rozo

13 años de experiencia en el sector de los negocios verdes y la sostenibilidad. Fundador de AISO Academia de Innovación para la Sostenibilidad. Columnista de Revista Dinero en el tema de economía verde.