La pasión contagia: Una vida que vale la pena está en función del servir

La pasión es la chispa que hace posible que cada sueño se haga realidad.

No hay mayor fortuna que poder contar que se está vivo en realidad. Sentir esa chispa que al despertar nos motiva a ser mejores y a hacer lo mejor para transformar vidas y el mundo. Sentirse vivo es precisamente eso, es poder trabajar día a día por cumplir nuestros sueños, independientemente de lo ambicioso que estos puedan llegar a ser. Sentir que nuestras vidas tienen sentido porque alguien más puede ser mejor gracias al quehacer de uno, es la mejor recompensa para el alma y a la vez, el mejor logro que podremos resaltar en el momento en el que miremos cada instante de nuestra existencia en retrospectiva.

El mayor tesoro que podemos tener es poder decir que lo que hacemos en nuestros trabajos es nuestro hobby, y que éste, es precisamente aquello que logra inspirar a otros a ser mejores seres humanos, mejores habitantes de nuestro planeta. La pasión es aquello que impide que desistamos.

Instagram: @julioandresrozo

Hacerlo solos es un casi imposible. Dejarse contagiar por personas que tienen esa chispa nos da gasolina para evitar desistir. Hay personas que se cruzan por nuestro camino con esas inmensas ganas por lograr algo que nadie más se atreve a lograr, aún pudiendo hacerlo. Los miedos nos consumen, el temor a decaer en el intento, o en muchas ocasiones, el «qué dirán», cierran la válvula para que el combustible ponga a funcionar el motor de la inspiración y sobre todo, de la acción.

Lograr los sueños implica trabajo y constancia, en algunos casos sacrificio y paciencia. Pero vale la pena; el tiempo pasa rápido y cada segundo es una oportunidad para hacer realidad la pasión en función de algo que valga la pena, no solamente para uno, sino también y sobre todo, para los demás. Quien sirve, da y recibe felicidad; quien ha encontrado un propósito, una causa y un objetivo de servicio, no cae nunca en el desespero que conlleva tener una situación de escasez material.

Vivir con sentido significa trabajar en función de hacer algo que transforme y encienda una llama en alguien. Son muchos los que comparten estas palabras pero se cuestionarán por qué aún no logran identificar su propósito y su papel en esta existencia. Para ellos, un consejo muy sencillo: Pregúntese qué le hace feliz y arriésguese a buscarlo, a hacerlo y sobre todo a lograrlo.

Gracias a todas las personas que nos inspiran, la pareja, la familia, los amigos. Su pasión es más importante que incluso un consejo porque las palabras van y vienen, pero el ejemplo impregna y da fe de que si se quiere se puede.

Julio Andrés Rozo

¿Quieres aprender a construir Negocios Sostenibles?
En AISO tenemos como propósito ayudar a emprendedores y empresarios a crear empresas sostenibles, rentables y amigables con el medio ambiente. Descarga gratis nuestro pack de herramientas y comienza tu camino hacia la sostenibilidad.

Indícanos a dónde te enviamos la información:
*Respetamos tu privacidad

Autor:  Julio Andrés Rozo

13 años de experiencia en el sector de los negocios verdes y la sostenibilidad. Fundador de AISO Academia de Innovación para la Sostenibilidad. Columnista de Revista Dinero en el tema de economía verde.