¿Por qué la educación ambiental no ha sido exitosa? (parte 2)

De educación ambiental a educación para la sostenibilidad ¿Qué tan efectiva ha sido la educación ambiental hasta ahora? ¿Por qué si cada vez se promueve más este tipo de educación, los problemas ambientales parecen seguir agudizandose?

En el primer artículo que explica el por qué la educación ambiental no ha sido exitosa expuse 4 argumentos: http://academiasostenibilidad.com/politicas-publicas/educacion-ambiental-y-sostenibilidad/. Ahora, quiero continuar con las siguientes cuatro razones que explican el por qué la educación ambiental no ha logrado responder a la pregunta: ¿Si como sociedad reconocemos que algo pasa con el planeta en términos ambientales, por qué los retos de este tipo parecen seguir en aumento?. Exploremos:

5. Menos cultura general sobre la agenda ambiental: Cuando asisto a clases o a conferencias sobre temas ambientales o de sostenibilidad, sigo viendo profesores y expositores que dedican el 80% de su tiempo de exposición a presentar la línea cronológica de la evolución de la agenda ambiental. Yo me pregunto, saber que hubo una conferencia de la tierra en Estocolmo 1972, que hubo una cumbre en una ciudad llamada Kyoto en 1997, que existe algo llamado Agenda 21, que hay un concepto que versa que las generaciones futuras…etc.. ¿realmente esta información sirven para transformar un hábito de consumo o para inspirar a la innovación y a la acción? Para mi, estos son espacios que sirven tan sólo para enriquecer el discurso ambiental y ganar cultura general al respecto. Pero como herramienta de transformación, la verdad poco… La sugerencia: Aprovechar los espacios de sensibilización para inspirar a la acción. Quien quiera aprender sobre cultura general sobre la agenda ambiental y de sostenibilidad, bienvenido, pero para ello, mejor buscar otros espacios.

Educación para el Consumo Sostenible

6. Las ordenes y los imperativos castran la motivación: Es muy común que cuando se trata de «motivar» a las personas a poner nuestro granito de arena para salvar el planeta, nos comuniquen de la siguiente manera: «recicla», «reusa», «cierra la llave», «apaga la luz», «no arrojes basura», «cuida el agua», etc., Este tipo de mensajes comparten algo en común: utilizan imperativos y/o dan ordenes. Con el tiempo voy entendiendo que las personas no actúan cuando se les pide que hagan o que dejen de hacer una u otra cosa. La sugerencia: Cada persona tiene su propia respuesta y tiene la capacidad de autoregularse. Me explico, cada quien sabrá cuándo apagar la luz y lo hará si y solo si, de una manera autónoma y proactiva logra identificar que lo correcto es apagar la luz. Por tal motivo, desde un enfoque netamente pedagógico la recomendación es la siguiente: Llevar a la persona a la reflexión por medio de la exposición de casos y de preguntas inteligentes, evite las ordenes y los imperativos. El día en que la persona identifique por medio de su propio entendimiento lo que se puede hacer mejor, ese día empieza a generarse un hábito de consumo sostenible.

7. Del aprendizaje intelectual al experiencial: Jorge Restrepo, un experto en temas de fortalecimiento del talento humano y la creatividad, me hizo caer en cuenta de una razón muy poderosa. Dice Jorge, «uno de los factores por los cuales la educación ambiental no surge efectos es porque nuestra capacidad más avanzada de aprendizaje es corporeizada. Aprendemos de forma compleja con el cuerpo, y de forma completa desde lo intelectual…es más fácil generar consciencia a partir de la experiencia. La educación ambiental es más intelectual, para los tomadores de decisiones, que en la vivencia (sufrir hambrunas, estar a punto de morir por falta de agua…)». Estoy totalmente de acuerdo con Jorge. En últimas, nuestros hábitos de consumo y de producción son el reflejo y la extensión de nuestras acciones, que a su vez, están motivadas por nuestros pensamientos y nuestro cuerpo. La sugerencia: Por favor, consultarla directamente con Jorge @restrepoartista

8. Existen voceros de los temas ambientales que tienen un discurso desbalanceado con relación a los temas económicos y sociales: Es muy frecuente escuchar en lo que llamo «la cultura general del tema ambiental» que la sostenibilidad consiste en el balance entre el medio ambiente, la sociedad y la economía. Suena muy atractivo en la teoría. Pero lo que no logramos entender es que ese balance es imposible de generarse. En otras palabras, no existe un óptimo superior y siempre alguno de los tres elementos deberá ser sacrificado en función de los otros. En la búsqueda de un óptimo para la sostenibilidad hay inevitablemente ganadores y perdedores. Me explico: ¿Quién no está de acuerdo en que es un crimen talar el bosque? Yo era de aquellos que alzaba mi voz en favor de la biodiversidad cuando hacían esa pregunta. Pero, cuando tuve que trabajar en campo y una señora, madre de 5 hijos me dijo con cara de hambre (literalmente) «si yo no talo, no siembro, y debo comer, mis hijos deben comer». En ese momento entendí que esa urgencia social tenía un argumento muy fuerte sobre lo que para mi era la prioridad desde lo ambiental. La sugerencia: Cuando se expliquen retos ambientales, sociales y económicos en conjunto, es importante ponerlos en contexto y sopesar para lograr un óptimo como solución. El peor error de un experto en sostenibilidad es volverse un fundamentalista meramente ambiental, uno meramente social o uno netamente económico.

Bien, de momento hago un alto aquí y en el último artículo (parte 3), expondré los siguientes argumentos:

9. Buscamos soluciones pero no hipersoluciones: 

10. Lo que mueve a las personas parte 1 «El bolsillo y la salud»:

11. Lo que mueve a las personas parte 2 «el humor, el morbo, los deportes y la moda»:

12. Los grupos objetivo están mal segmentados:

13. Dogmatizamos las soluciones: ¿Reciclar es bueno?

Feliz día,

@JulioAndresRozo , Director de AISO- Academia de Innovación para la Sostenibilidad www.academiasostenibilidad.com

¿Quieres aprender a construir Negocios Sostenibles?
En AISO tenemos como propósito ayudar a emprendedores y empresarios a crear empresas sostenibles, rentables y amigables con el medio ambiente. Descarga gratis nuestro pack de herramientas y comienza tu camino hacia la sostenibilidad.

Indícanos a dónde te enviamos la información:
*Respetamos tu privacidad

Autor:  Julio Andrés Rozo

13 años de experiencia en el sector de los negocios verdes y la sostenibilidad. Fundador de AISO Academia de Innovación para la Sostenibilidad. Columnista de Revista Dinero en el tema de economía verde.